Te encuentras en "Si tu negocio No funciona"

¿Qué haces si tu negocio no funciona?

Lo principal es saber el por qué 

¿Lo has hecho todo y probado "todo" y con "todo"?

Esta palabra, "todo", no siempre es suficiente porque a menudo no es así. 

Hoy en día tenemos demasiado de "todo" y si le sumamos nuestros problemas, los cambios constantes que se producen, los avances de nuestra competencia y/o novedades que atraen más a unos clientes que cuesta mucho fidelizar y en contínuo cambio de hábitos y necesidades, las cosas se complican. 

Situaciones habituales dentro de una empresa que no funciona

  1. La creamos con la mayor de las ilusiones, pero no siempre desde la perspectiva de que no es un deseo sino un negocio que tiene que adaptarse. 
  2. Abrimos la "persiana" y como somos optimistas los clientes no solo vendrán solos, sino que "como a otros les funciona a mí también si hago lo mismo". 
  3. No solo la dirigimos, sino que trabajamos en ella ocupando un puesto determinado, por lo que el tiempo no da más de sí. 
  4. Queremos saber de todo para hacerlo nosotros mismos y ahorrarnos costes pero es imposible  aunque nos empeñemos en ello. 
  5. Si la situación va a peor y entramos en pérdidas económicas y no tenemos recursos ni ayuda, no vemos salida, por lo cual hay que cerrar con deudas.
  6. Probamos de "todo y con todo" y sigue sin funcionar, esto nos desanima.
  7. Desaparecen las ganas de seguir, de invertir, "de hacer", es una agonía sin solución de la que queremos escapar en cualquier dirección y no vemos salida alguna que solucione nuestros problemas. ¡Nuestro negocio!

Pasemos de los problemas a verlo como lo que son... "Adversidades"

Deja que te diga algunas cosas...

Las deficiencias que tenemos no siempre las vemos pero están ahí

Creemos que lo hacemos todo perfecto, hacemos todo lo posible y a pesar de ello no conseguimos salir de la situación. No hay nadie que lo haga perfecto porque todo cambia continuamente.

¡Nada es perfecto!

Por eso hay que cambiar, modificarse, actualizarse y avanzar

Nosotros creemos que lo hacemos muy bien, pero esa creencia no siempre está en consonancia con la realidad. ¡¿Te suena?!

¿Soluciones? ¿Preguntas?

  1. Saber qué haces.
  2. Cómo lo haces.
  3. En qué fallas.
  4. Qué necesitas cambiar.
  5. Cómo cambiarlo.
  6. Con qué se hace.
  7. Tus debilidades.
  8. Lo que tienes en contra.
  9. Qué tienes a favor.
  10. Con qué cuentas.
  11. ¿Qué quieres conseguir?

Hay más, mucho más... pero centrémonos en "solucionarlo"

"3" cosas

Solo son algunas partes a la solución, porque siempre hay una salida, lo complicado es verlo, rectificarlo y hacerlo.

Lo más importante es que encontremos la solución más realista, factible y realizable. 

  1. Necesitas un espejo, alguien ajeno a tu negocio que ponga realidad a lo que tú crees que haces muy bien y perfecto.
  2. Diciéndote qué haces mal no solucionas nada y nadie te ofrece alternativas ni ayuda. ¡No importas!
  3. Necesitas que un profesional externo que te "releve en los mandos", analice el por qué, te ofrezca soluciones factibles y reales, pero que las realice contigo.

¿Por dónde empiezo? 

Yo empiezo por las personas, y como no podía ser de otra manera... contigo 

¡Eres la principal!

Ten en cuenta que actúo como receptor de lo que haces y cómo lo haces, así que lo analizo desde una perspectiva en la que tú no estás ni puedes estar porque eres y formas parte de ello. ¡Yo no!

Soy un cliente potencial, un consumidor y/o usuario de tu empresa, de tu equipo, de tu producto y/o servicio. 

<< Si no estás dispuesto a escuchar y admitir, pero sobre todo, que te digan probablemente aquello que no quieres escuchar ni ver y tu compromiso es el 120% para realizar los cambios junto a mí, no me contrates, no servirá de nada>> ¡Cierra!

Si inviertes en contratarme es por algo, así que no desperdices ni un céntimo de tus recursos...

Cuando les has preguntado a tus clientes qué tal les parece y les has pedido opinión, ¿no te has dado cuenta de esto?

  1. La sinceridad no existe, es un compromiso decírtela y no se molestan porque no les importa realmente. ¡¿Para qué?! Simplemente no volverán o no comprarán nunca más. ¡Mucho menos te recomendaran!
  2. Cuando le preguntas, tú o alguien de tu equipo, lo que te dicen es para cumplir realmente y quedar bien. Ni si quiera quien pregunta le interesa una respuesta sincera para mejorar, simplemente admite este " sí, todo bien". 
  3. Y lo más sorprendente, si la pregunta no tiene valor mucho menos la respuesta, entonces... ¡¿de qué te sirve preguntar?!

Para llegar a reflotar o mejorar tu negocio tenemos que estar dispuestos porque la actitud y la aceptación de los cambios es fundamental

Por eso quiero decirte...

¿Con quiénes no funcionan los cambios?

  • Ególatras y otras actitudes. 
  • Quien no admite que nadie pueda saber más que él mismo sobre algunos asuntos.
  • La persona que cree en cómo lo hace y que es lo correcto dentro de su irrealidad. 
  • Aquellas personas que piensan que los demás estamos equivocados menos ella.
  • Los que no les importa cómo lo hacen sino solamente obtener un beneficio inmediato.
  • Decir "aquí tienes mi negocio"... arréglalo. 
  • Los que van subestimado a los demás. 

<<Así que solo me queda decirte que si no estás dispuesto y comprometido y te ves reflejado con quien no admite los cambios, desde ya te digo que no hay solución a tus adversidades porque se combierten en problemas sin solución>>

Todo lo que me cuentes y me indiques tiene la máxima confidencialidad por mi parte. No archivaré ni guadaré ningún dato de tú comunicado. Si necesitas que te envíe un contrato de confidencialidad hazmelo saber previamente solicitándomelo en el mismo formulario. Si necesitas que incluya algun aspecto importante en él por tu parte indicalo.