Te encuentras en "Conóceme"

Aquí te cuento más cosas de mí

Si tuviese que contratar a un profesional como yo me gustaría saber todo lo posible de antemano. ¡¿No te parece?!

Experto en Dirección y Administración de empresas por EDAE (Alta Escuela de Dirección y Administración de Empresas)

Me representa esta caricatura de mí mismo en muchas "aventuras" y de forma social, lo cual hace que la experiencia al navegar por tu parte sea entretenida, distinta y no por ello deja de ser profesional. ¡Siempre digo que él, como si fuese otro, está perfecto las 24 horas!

Nací en 1976 en Orihuela (Alicante) y pasé mi niñez e incluso mi adolescencia en una pedanía que se llama el Raiguero, Rincón de Bonanza para algunos, "El Riguero" para todos los que somos de allí. Hoy a caballo entre Alicante capital y Madrid, donde resido en ambas provincias aunque trabajo por toda España.

Mi vocación siempre ha sido el mundo de la empresa desde niño, construir algo y venderlo, ese era mi objetivo.

He pasado por muchas etapas antes de llegar a definirme profesionalmente, donde soy eficiente y en aquello que realmente me apasiona. ¡La empresa y las mejoras!

Como predico con el ejemplo, esta web la he hecho yo y te aseguro que hasta hace unos días no tenía ni idea de nada, así que no seas muy crític@, pero es lo que me gusta; sencilla pero efectiva, nada más... 

Un poco de historia...

Lo que llaman ahora Currículum Vitae

¡Yo te lo cuento de forma honesta y real!

-UN MENÚ GENERAL-

Aperitivos

Comencé muy joven, con casi 13 añitos vendiendo jamones de Mérida después del colegio y los fines de semana. ¡Primeros pasos! (Hay mucho que contar de mi pasado, pero al final te dejaré un enlace a mi web de escritor donde puedes sumar algunas cosas más a lo que aquí cuento)

Repartía publicidad de una cadena de supermercados al mismo tiempo, de una compañía de seguros y varios comercios minoristas. Hasta llegué a tener una cuadrilla de personas trabajando para mí. ¡Era curioso cuando a un hombre de 48 años le preguntaban por su jefe y señalaban a un niño de 14 años!

Más tarde me llamaron del programa "Hablando se entiende la Basca" para ir, pero mi madre decidió que no era adecuado. ¡¿Dónde iba a ir yo con 15 años a Madrid y a la tele?! Corría el año 1991. Pensamientos antiguos, ¡qué le vamos a hacer!

Entrantes

Terminé E.G.B y estudié electrónica. ¡Eso sí, mis negocios los seguía llevando mientras tanto! Sumé la venta de reclamos publicitarios: vendía un pack de 500 mecheros a 7.500 pesetas impresos con la publicidad del cliente. Pensé: si no me compran jamones, seguro que mecheros sí... ¡Por tener opciones!

Me cansé de los cables, el estaño, los transistores... y aunque terminé, "decidí" coger un trabajo. Carnicero... ¡Más bien mi querida madre así lo prefirió para mí porque era algo seguro! Graso error: pretender que me estuviese quieto en un sitio.

Comencé de aprendiz y con mucho asco, pero al año mi jefe ya me dejaba solo en la carnicería. ¡Incluso le propuse la idea de poner un cartel con una oferta del día en la fachada! Al principio no lo tomó enserio, pero lo probó primero en una cartulina en la puerta, y al ver que venían más clientes a comprar ese producto y que se llevaban otros, encargó a una empresa de rótulos mi idea principal. Un sistema fácil, que se quedaba como un cuadro grande en la fachada acorde al resto de la imagen corporativa y que el interior se sacaba para escribir con rotuladores vileda. ¡Funcionó!

A veces, lo más simple y sencillo, es lo que realmente funciona

Pues como esa, le planteaba muchas más ideas, aunque yo no era consciente de por qué pensaba en este tipo de "fórmulas" para mejorar su negocio...

Ensaladas

Trabajé en distintas empresas durante un tiempo después de dejar la carnicería. ¡Yo siempre quería avanzar! En un pequeño pueblo es difícil hacerlo... Trabajos esporádicos de los que todos guardamos en la memoria pero los eliminamos de nuestra vida laboral. 

A día de hoy, cuando miro hacia atrás y pienso de dónde vengo, te aseguro que al recordarlo siempre encuentro un detalle que me enseña algo muy valioso hoy por hoy. 

¡Todos empezamos de alguna forma sin saber dónde terminaremos finalmente y a qué nos dedicaremos!

Me sorprende que casi todo el mundo lo quiera borrar de alguna forma de su vida pasada, de su pequeña historia. Como si estuviese mal visto, como si restase valor a su persona o profesión actual o ese famoso "qué dirán o pensarán si lo cuento". ¡Hipocresías y mentiras extrañas siempre las hay allá donde vayas!

Trabajé en el campo, llevando una carretilla elevadora, peón de albañil los fines de semana, haciendo cajas de madera para envasados y demás trabajos de esos que "haces cuando no sabes qué hacer y algo tienes que hacer".

Llegué a Alicante hace 25 años, con una bolsa de supermercados "Qué" (ya desaparecida), con un par de mudas y 2.500 pesetas. ¡Y aquí me quedé! Hubieron noches frías, noches calurosas y días realmente duros...

Si lo pienso en estos momentos, casi como un inmigrante... ¡Yo, mis pensamientos y ganas de creer!

Aunque he ido haciendo algunas cosas y metiéndome en pequeñas "locuras" como puedes ver a continuación en la galería: 

Primeros platos

Conseguí un trabajo de vigilante nocturno, pero de esos que realmente no lo son, en una obra en construcción. ¡Duro y barato! Dos cualidades del mismo...

Con el primer sueldo me apunté a una academia para obtener ese título de vigilante de seguridad que podría facilitarme un puesto mejor y en unas condiciones económicas más normales. Por la noche trabajaba y desde las nueve hasta las dos de la tarde en la academia. ¡Cojonudo! ¡¿NO?!

Me picó, como siempre, la idea de avanzar y también obtuve otras licencias como la de escolta privado. ¡Aún la tengo en vigor! Y eso que fui objetor de conciencia y no hice la mili... ¡Contradicciones curiosas!

Pasado unos meses, me planteé ser yo quién ofreciese ese servicio de seguridad a empresas, aunque evidentemente de forma irregular. ¡Ya me entiendes!

Conseguí el dinero suficiente para poder legalizar aquello, y realmente no tenía ni idea de ni cómo ni de qué forma. Tras mil preguntas y visitas a asesores y notarios, cree mi propia S.L.U. ¡Eso sí, con un 1€ más gastos de constitución y registro! La verdad es que terminé por aprender mucho del tema...

Segundos platos

Casi diez años de vida tuvo mi empresa y con 160 empleados que llegué a tener (¡ojo! empleados propios, que algunos a los que leo y escucho por ahí lo maquillan diciendo que "a su cargo", y no es lo mismo ni de lejos). ¡Una locura!

Eso sí, me permitió realizar más cursos, más titulaciones y demás conocimientos que por aquel tiempo podía permitirme, tanto económicamente como en tiempo. ¡Aunque trabajaba casi 20 horas reales al día! Tengo testigos de ello, por si crees que es imposible...

Estuve en los mejores hoteles, las mejores universidades, los mejores centros de negocio, rodeado de gente buena y no tan buena y, cómo no, en los mejores y "triestrellados" restaurantes del país. Conocí a muchos, me involucré con algunos y a día de hoy guardo muy buenas relaciones, hasta con algunos que salen en la tele a menudo, la caja tonta. Por motivos personales propios, mucho de "esto" ni lo cuento ni lo pongo nunca, aunque por dentro me río de vez en cuando al escuchar alardear a otros de cositas relacionadas sobre mi pasado y lo que ellos desconocen de mí... ¡Y así seguirá!

Quería avanzar y crecer, aunque seguía sin estar satisfecho con el mundo que tenía y lo que hacía.

A los pocos años de abrir mi empresa de servicios y de tratar de mejorarla continuamente, ayudaba a otros, normalmente a clientes y contactos varios con los que me relacionaba por entonces, a mejorar la suya. Es decir, en sectores que no tenían nada que ver con mi mundo, el de seguridad y servicios, les revisaba su empresa y les facilitaba ideas de cómo mejorarlas y vender más.

La hostelería, los restaurantes y todo lo relacionado con la gastronomía y el vino eran mi pasión desde antaño. Siempre preguntaba el cómo y de qué forma... hallaba deficiencias y aspectos a mejorar casi siempre. "¡¿Que yo los vea y ellos no?!" era una pregunta habitual en mi interior.

Podía dedicarle tiempo y lo hacía con gusto. Es más, recuerdo que me emocionaba y la adrenalina me subía cuando tenía un reto. Ese reto era lograr que quien me pidiese ayuda, terminara por ganar más y mejorar su negocio. ¡Y lo hacía gratuitamente! ¡Siempre!

Platos fuertes

Llegó la crisis, aunque no lo pongo como escusa o justificación, entre otras causas personales - dejé de creer en lo que hacía -, y cerré mis empresas, ya que al final terminé con tres S.L.U ¡No me arrepiento de ello y ni si quiera lo echo en falta! Fueron años que se pasaron muy rápido y a los que dediqué mi tiempo y mi vida solo a trabajar y trabajar únicamente... ¡También tengo testigos de ello!

Compré más de mil libros que aún conservo relacionados con empresas, gestión, recursos humanos, diseño, judiciales y procedimientos, inspiradores, de restauración y otros tantos. Y no mentiré, me quedan algunos por leer más los que compro y ojeo habitualmente que los reservo para cuando puedo y me siento deseoso de saber más y busco donde sea. ¡No por saber mucho llegas a donde quieres o pretendes! Pero no está de más, aunque según qué, saber de mucho tampoco es muy bueno y hay que desaprender y delegar a otros.

A veces intentan explicarme algo y les digo: ¡No, no me lo expliques que no quiero saberlo!, solo quiero saber cuánto cuesta que tú lo hagas para mí y cuánto tardas en hacerlo.

Hubo un periodo en los que no sabía qué hacer ni qué actividad emprender, aunque seguía haciendo aquello que sí me hacía feliz: Mejorar negocios ajenos, porque todo lo que implantaba lo hacía crecer y funcionaba mejor de lo esperado. ¡Y lo hacía gratis!

Especialidades de la casa de IE

Pasaban los meses y tras mi intervención en negocios, proyectos o cualquier idea, por loca y canalla que fuese, que sirviese para conseguir mejorar el rendimiento y los resultados de las empresas en la que intervenía en forma de colaborador ajeno e invisible, tome una decisión:

Dedicarme a ello al 100%, pero solamente si yo estaba convencido de que mi trabajo era útil y realmente eficiente con resultados tangibles y palpables. 

¡De nada sirve que tengas talento para algo si solamente lo sabes tú!

Pero tienen que dejarte demostrarlo, eso sí... y en España es complicado empezar y menos sin mentiras.

¡¿Mentiras?! Sí, mentiras tal cual, pero te lo razono: Cuando yo empecé mi empresa de seguridad y servicios, nunca conseguí vender ningún servicio hasta que hice algo con lo que no estaba totalmente conforme, que no era otra cosa que aparentar que eras "grande", una empresa consolidada y grande como concepto. ¡Esta mentira es la que generaba la imagen perfecta hacia aquellos clientes y les provocaba la confianza suficiente para contratarnos!

En otros países valoran mucho las iniciativas emprendedoras que comienzan su actividad, máxime si ya fracasaste antes. ¡Nuestro país no es igual, ni mucho menos!

Así que con la honestidad por delante, solo prevenirte de esta idiosincrasia española. ¡Aquí estoy yo tal cual y por este motivo te cuento mi pequeña historia!

Recomendaciones

Me gustan más los que dicen haciendo en silencio que los que hablan demasiado por mucho que griten sin decir ni hacer nada.

Yo solo sé hacer...

Postres

Personas + Procesos + Producto

No es un invención mía, no lo es: es propiedad de Marcus Lemonis, un empresario afincado en EEUU que se dedica a rescatar a negocios sin problemas. ¡Empezó sin nada y hoy es millonario! Yo con ser feliz con lo que hago y unas "perrillas" para que todo en mi vida fluya, ya me conformo.

Lo curioso en todo esto es que yo trabajaba así, sin verlo ni escucharlo en ningún sitio. Antes, en mi época de empresas y locuras, no había Youtube, ni redes sociales ni nada similar, e internet, casi al final de aquella etapa, empezaba a funcionar para todo el mundo.

Cuando me lo tropecé por internet en ese periodo donde no sabía a lo que dedicarme realmente, lo primero que pensé era que me había copiado, ¡había copiado mi forma de hacer las cosas!... ¡un libanés me había copiado! Una sensación rara, entre orgullo y rabia o algo así.

Sin embargo me siento muy identificado con él y mucho.

Bebidas

Compré un ordenador al principio de constituir mi S.L.U, ya que todo iba en papel y a máquina de escribir como mucho en aquella época. El primer contrato que redacté con él para mi primer cliente lo hice todo en mayúsculas porque no sabía cómo quitarlo. ¡Y así lo guardo firmado y aceptado por el cliente! Este cliente lo tuve prestándole un servicio diario nocturno y los fines de semana 24 horas durante ocho años seguidos sin modificar este contrato. (solo el IPC cambiaba). ¡Fue una experiencia curiosa!

Y para terminar la sobremesa...

Cafés y ...

Bueno, y en ese café relajado para terminar, aquí te expongo a continuación algunas cosillas por si quieres seguir...

Un poco más...¡Como si fuese una entrevista! Espero que no te duela la cabeza, pero siempre es posible...

Sociedad de Emprendedores, Empresarios y Profesionales Unidos de España 

Asociación Nacional sin ánimo de lucro

Mi Responsabilidad Social Corporativa

¡Juntos podemos hacer grandes comercios, grades empresas, grandes profesionales, grandes y mejores personas!

Soy Presidente y Fundador de esta Asociación Nacional donde cabe todo el mundo.

Inscrita en el Ministerio del Interior, Secretaría General Técnica - Registro Nacional de Asociaciones Grupo 1º Sección 1ª Número Nacional 608410

PROFESIÓN

Director / ideas y empresa

¡Ser empresario creo que ya es una profesión! Participo como socio en otras empresas y soy un pequeño inversor privado. También ejerzo en campos de criminalística.

ESCRITOR

Escribo / Transmito

Me lancé a esta aventura porque lo que había como libros de empresa no te daban ganas de seguir leyéndolo a la tercera página. Enseñar, difundir y comunicar no deja de ser mi objetivo.

GASTRONOMÍA

Disfrutar/ Saber cómo y de qué

No solo me gusta la gastronomía sino el saber cómo se hace, las materias primas, aprendo y valoro mucho el aprovechamiento de los recursos propios de la zona. 

VINOS Y OTROS

No bebo / Aprecio

El mundo del vino, de los cavas, y de las cervezas artesanales es toda una constante de sorpresas, conocimiento y singularidades. 

VIAJAR

Aprender / Valorar

Nunca digo que viajo, sino que voy a conocer. Me gustan los lugares que son originales, los pueblos de interior, pero sobre todo, lo auténtico. 

CREAR

Pensar/ Hacer

Aquí te puedo decir que soy de los que piensa, planifica y ejecuta. ¡Hago más que digo! Por eso hay personas que no me siguen el ritmo. Le pongo alma a todo lo que hago. 

FAMILIA

Lo es todo/ Lo es todo, insisto

Mi existencia no tendría ninguna razón si no sirviese para que mi familia sea feliz. Esto implica muchas cosas distintas y sacrificios que bien merecen la pena. 

RELACIONES PROFESIONALES

Díme qué haces / Yo estoy aquí

Me rodeo siempre de personas con los mismo valores que yo. Lo demás no me interesa en absoluto. 

RELACIONES SOCIALES

¿Un café? / Una vida

No te imaginas lo que puede cambiar tu vida tomar un café con alguien, o tú a la otra persona. "Sociabilicemos"

PRINCIPIOS Y ÉTICA

 Hacer el bien/ Sin nada a cambio

Para mí son importantes las acciones, por ello no hago nada que no me gustaría que me hiciesen a mí. Mis valores están por encima de cualquier otra cosa de este mundo. 

QUE ME RECUERDEN

Amor / Que te quieran de verdad

No hay otra cosa que me gusta más que me quieran por mí, no por lo que soy, hago y/o tengo. Me gustaría ser recordado como una buena persona y que mi vida no se olvide.